Investigadores de la Universidad de Alicante (UA) y la Universidad de Illinois (EEUU) desarrollan un método de análisis químico en un smartphone.

El Departamento de Química Analítica, Nutrición y Bromatología de la Universidad de Alicante, junto con investigadores de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign de Estados Unidos, ha conseguido desarrollar un nuevo método analítico compacto y portátil.

Gracias a esta novedosa tecnología patentada por la Universidad estadounidense, un aparato tan común como un teléfono móvil puede transformarse en un sistema de espectrofotometría, es decir, en un instrumento que puede medir la radiación que absorbe.

Miguel Ángel Aguirre, responsable de esta investigación en la UA, apunta que con esta innovación se aprovecha la tecnología ya existente en un smartphone para integrarla en este instrumento. “Se utiliza la cámara como detector y el flash como fuente de luz”, explica Aguirre.

¿Para qué sirve este sistema?

El responsable de la UA también señala que el objetivo es facilitar los “controles de calidad en toda la cadena de proveedores, fabricantes, distribuidores, envasadores y consumidores para verificar de forma fácil y cuantitativa el contenido de compuestos en alimentos y productos farmacéuticos”.

La principal innovación del sistema es que es portátil y económico: el análisis químico se realiza de manera rápida y sencilla, simplemente con un smartphone. Hasta ahora, este instrumento era de uso exclusivo en laboratorios, pero su versión portátil permite que cualquier persona pueda coger una muestra y compartir los resultados analizados en tiempo real con expertos en la materia.

Las posibilidades que se abren en países en vías de desarrollo, donde los recursos destinados al análisis químico de los alimentos son limitados, son muy amplias. Esta tecnología puede facilitar la comprobación de los productos y, de forma más económica y fácil, se podrán efectuar controles de calidad que garanticen la seguridad de los alimentos y medicamentos.