El metro de Nueva York apuesta por la tecnología Navilens, desarrollada en colaboración con la Universidad de Alicante, para orientar a personas con discapacidad visual.

Los responsables del metro de Nueva York, en Estados Unidos, ha instalado la tecnología Navilens con el fin de que este medio de transporte sea más accesible para las personas con diversidad visual. Esta tecnología permite orientar a personas ciegas o con diversidad visual mediante el uso de los dispositivos móviles de los usuarios y de la app Navilens, desarrollada por Neosistec en colaboración con el Laboratorio de Visión Móvil de la Universidad de Alicante.

Por ahora, la Autoridad Metropolitana del transporte ha implantado Navilens en la estación de Jay Street – Metrotech, para probar este proyecto piloto en una de sus estaciones más concurridas. Con más de 100 códigos Navilens instalados, esta tecnología permite la orientación de las personas con discapacidad visual, mediante un innovador sistema que combina flechas visuales, realidad aumentada e información en tiempo real con tan solo apuntar al código con el dispositivo móvil.

Estas señales y códigos utilizan la tecnología BIDI, similares a los marcadores QR pero con un algoritmo mucho más potente y basado en la visión artificial. El código que han desarrollado Neosistec y la UA, y que han patentado a nivel mundial, puede ser leído a 12 veces mayor distancia, con 160 grados entre cámara y código, y en solo 0,03 segundos, sin necesidad de encuadrar o enfocar.

Por lo tanto, supone una mejora sustancial con respecto a los códigos QR, y una revolución en el campo del guiado de personas en interiores, donde la señal GPS no llega. De este modo, Navilens ayuda a que las personas que no ven puedan recibir la misma información y señales que aquellas que sí pueden ver, ya que reciben información auditiva y contextualizada con la lectura de cada código.

¿Qué tipo de información reciben los usuarios a través de la app? Fundamentalmente, sobre la navegación dentro de la estación, destinos, tiempos de paso de metros (en tiempo real) y estado general de la red.

Sin embargo, es una tecnología adaptable a otros entornos y escalable: al integrarse el código con las señales existentes y no requerir energía, puede hacer más accesibles otros espacios, como museos, centros comerciales, hospitales, hoteles…

De hecho, Navilens es la tecnología de accesibilidad utilizada en el edificio de Ciencias Sociales de la Universidad de Alicante, en los autobuses de Vectalia de Alicante, e incluso en el transporte subterráneo de Barcelona y en su flota de autobuses.

Valora este Post