Huracanes, incendios forestales, inundaciones… El cambio climático y sus consecuencias han costado al mundo más de 150.000 millones de euros solo en 2019.

De hecho, se espera ver un incremento en la frecuencia e intensidad de los desastres relacionados con el clima en ciertas partes del mundo hasta 2050. Lo que supondrá no solo más perdidas económicas, sino un grave riesgo para la existencia de todas las especies que poblamos el planeta.

El Distrito Digital, puntero en el sector tecnológico a nivel comunitario, mueve ficha para prevenir y gestionar catástrofes naturales desde la zona cero del cambio climático: el Mediterráneo. Una toma de acción necesaria con otras instituciones europeas que asegure la llamada transición ecológica.

Esta colaboración se va a establecer a través de un convenio con la Agencia Espacial Europea y el Bussines Incubation Centre Finland de Helsinky (Finlandia). Y su desarrollo impulsaría el establecimiento de un conjunto de startup finlandesas en el Distrito Digital de Alicante; proceso abierto ya a todas las empresas tecnológicas emergentes que estuvieran interesadas sin importar la procedencia.

El objetivo marcado por el Consell es el de avanzar propuestas y proyectos adecuados en la lucha mundial contra el cambio climático. Un paso adelante en dos sentidos: la expansión del Distrito como economía digital y su encaje en la necesaria filosofía sostenible inaugurada en esta década.

La Comunitat Valenciana o “la Finlandia del Sur”.

La aportación finlandesa a la ciudad de Alicante y su Distrito Digital no se reduce al sector empresarial emergente o la prevención del cambio climático a nivel institucional, también pretende alcanzar a la educación y formación universitaria.

La estructura del sistema educativo finlandés es uno de los mejores del mundo en cuanto a calidad de la educación en ciencias, alfabetización o aritmética. Un país que premia la curiosidad y la participación del alumnado, involucra culturalmente a los padres, y donde la educación es prácticamente personalizada por alumno. Es más, ser profesor en Finlandia es sinónimo de prestigio y autoridad tanto en los centros educativos como en el sistema sociedad.

Y esta es precisamente la idea que el Consell pretende potenciar en Alicante: el avance en el estudio de las tecnologías y el incentivo en la infancia y la adolescencia hacia el sector científico y tecnológico.

Una labor que pretende alcanzar la excelencia educativa en la Comunitat Valenciana desde la igualdad, favoreciendo el acceso de todos los alumnos sin distinciones socioeconómicas, e impulsando el estímulo un renovado imperativo categórico: establecer los cimientos de un nuevo nivel de consciencia global.

Alicante y su Distrito Digital, centro de la lucha contra el cambio climático
5 (100%) 2 votes