Los hologramas ya no son una tecnología del futuro. Los avances con respecto a la alta velocidad acercan este tipo de comunicación

La tecnología relacionada con los hologramas puede estar más cerca de lo que pensamos. Si bien son una forma de comunicación que conocemos por películas de ciencia ficción, lo cierto es que los hologramas pueden llegar a nuestras vidas en tan solo cinco años. Esto es gracias al avance de la tecnología en el terreno de la velocidad de conexión. El próximo lanzamiento de las conexiones 5G es lo que los hologramas necesitan para generalizar su uso comercial y no comercial.

Antes pensábamos en la comunicación con hologramas como una tecnología futurista e inalcanzable. Dentro de pocos años, viviremos increíbles cambios en la manera de comunicarnos, recibir publicidad o hacer negocios. Lo más llamativo sería la incorporación de este tipo de realidad aumentada en nuestros teléfonos móviles inteligentes. Los hologramas podrán integrarse en estos dispositivos y transformar por completo la comunicación social gracias al 5G y la mayor capacidad de recibir y transmitir datos.

De este modo, podremos estar hablando de videollamadas con hologramas que permitirán que dos personas se vean en tres dimensiones y a tamaño real. Sin embargo, no solo debemos pensar en la comunicación interpersonal para esta tecnología. Los hologramas también se incorporarán al terreno de los videojuegos, el contenido multimedia (principalmente, de vídeo), e incluso podrán tener aplicaciones industriales.

Estos efectos ópticos son bastante complejos, pero su uso se está generalizando. Desde los hologramas utilizados para “revivir” a Michael Jackson en concierto, a día de hoy los desarrolladores de este tipo de tecnología reconocen que las posibilidades son ilimitadas. Se han desarrollado modelos de hologramas hiperrealistas que funcionan como un importante reclamo en el ámbito de la publicidad, para exponer productos en focos comerciales.

La holografía ha ganado mucho terreno en el mundo del marketing y la comunicación. Grandes marcas como Nike, KitKat o Burberry han utilizado hologramas para distintas aplicaciones comerciales, como presentar productos, llamar la atención de un target específico o proyectar una pasarela de moda. Estas ideas seguirán evolucionando con los avances tecnológicos y se interconectarán con las novedades en comunicación. Los hologramas serán una parte imprescindible del marketing.