El avance en el control de la pandemia del COVID-19 obliga al cumplimiento de fases de desescalada. Es probable que aún quede mucho para la vuelta a la normalidad, y que las medidas de higiene, como el distanciamiento o el uso de mascarillas higiénicas, aún se extienda a lo largo del año. No obstante, los primeros pasos ya han llegado.

El proceso de vuelta a la normalidad incluye 4 fases. La cero, en la que se encuentran la mayor parte de pueblos y ciudades españolas, contempla la posibilidad de acudir, con cita previa, a pequeños negocios como peluquerías o clínicas de fisioterapia. La siguiente fase, la inicial, supone ya un paso decisivo en la reactivación de la economía: apertura de pequeños comercios, hoteles, museos, gimnasios, velatorios, bibliotecas, universidades, lugares de culto y terrazas de bares con aforo de no más de un 30%.

Dentro del sueño que supone esto para miles de pequeños empresarios se oculta un miedo latente: el de un rebrote del virus. Para evitarlo, todas las medidas de higiene, seguridad y protección serán requeridas y observadas al máximo; tanto para los clientes y usuarios, como para el propio local o comercio.

Generadores de ozono con bluetooth, una solución cómoda y de máxima eficacia.

El ozono es capaz de higienizar cualquier estancia de un local o una casa por inaccesible que sea. El hecho de que sea un gas garantiza su presencia en los rincones donde la acción humana es más compleja, ahorrando dinero y horas de trabajo también gracias a la comodidad de su uso automatizado.

La mayoría de estas máquinas de ozono incorporan temporizadores y automatismos que pueden ser controlados a distancia. Lo que facilita la desinfección sin necesidad de presencia de personas. Una comodidad necesaria, sobre todo, para lugares con gran afluencia de público.

Por tanto, los generadores de ozono para casas y viviendas, comercios, vehículos o industrias son la solución que mayor grado de tranquilidad ofrece a clientes, particulares y empresarios en un momento en el que un rebrote del virus podría ser la peor noticia para todos.

¿Qué se debe hacer para asegurar el paso de Fase?

Evitar nuevos contagios. Y para conseguir que no haya rebrotes ni nuevos confinamientos o cierres de negocios, la desinfección es la única arma de que disponen los ciudadanos y empresarios. Pero, ¿cuál es la más efectiva? A día de hoy, y a causa de no existir una vacuna contra el COVID-19, la única protección que podemos conseguir es algo de gel hidroalcohólico, mascarillas protectoras y, hasta hace poco, la lejía. No obstante, en esto ya hemos avanzado algo.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha confirmado que la desinfección con ozono es más efectiva que cualquier otro desinfectante tradicional (cloro, lejías, alcoholes). Su uso, por tanto, se hace cada día más recomendable por parte, sobre todo, de pequeños comercios, industrias o, incluso, particulares.

La desinfección con máquinas de ozono garantiza, al 99,9%, la eliminación del COVID-19. Uno de los elementos fundamentales a la hora de reabrir negocios y locales para la Fase 1 del proceso de desescalada. Y no es su única característica, también purifica el ambiente de impurezas, hongos y malos olores. Lo que hace de estos aparatos el perfecto aliado para empresas, locales comerciales y hostelería.