El gigante Facebook adquiere una compañía que investiga cómo controlar ordenadores con la mente, en una operación valorada entre 500 y 1.000 millones de dólares.

Facebook ha firmado un acuerdo con el fin de adquirir la startup CTRL-Labs, una empresa que se dedica a investigar tecnología para poder controlar los ordenadores con el cerebro, mediante las propias señales neuronales de los usuarios.

El sistema sería tan sencillo como utilizar una pulsera que capacite a la gente para «controlar sus aparatos como una extensión natural del movimiento», según Andrew Bosworth, Vicepresidente para Realidad Virtual y Aumentada de Facebook.

El acuerdo de compra se ha hecho público en el perfil de Facebook del propio Bosworth. Un acuerdo que, según la CNBC estadounidense (Consumer News and Business Channel), podría haber alcanzado entre 500 y 1.000 millones de dólares, aunque la compañía Facebook no ha confirmado esta cifra.

CTRL-Labs formará parte de Facebook Reality Labs

Andrew Bosworth ha indicado que la empresa CTRL-Labs, neoyorquina y con solo 4 años de historia, va a formar parte de Facebook Reality Labs, división de Facebook encargada de desarrollar tecnología de realidad aumentada.

Pese a la corta vida de esta compañía, CTRL-Labs ya tiene decenas de personas empleadas en investigar y desarrollar esta nueva tecnología y otras similares. Su pulsera es capaz de medir la actividad cerebral de las neuronas de las personas desde sus brazos; al detectar el movimiento que una persona está pensando, incluso sin moverse, puede traducir ese movimiento en una pantalla.

De este modo, el usuario podría controlar un ordenador sin utilizar un ratón o un teclado. Según Thomas Reardon, director ejecutivo de CTRL-Labs, «es la intención de moverse, no el movimiento en sí» lo que controla el dispositivo.

Bosworth apunta en la presentación que la pulsera puede decodificar las señales neuronales que se dirigen a los músculos con órdenes como «haz clic en el ratón» o «aprieta un botón» de manera que puedan ser comprendidas por el ordenador, y de que el usuario pueda compartir una fotografía «simplemente teniendo la intención de hacerlo» o usando un «movimiento imperceptible».

Este no es el primer acercamiento de Facebook a la realidad aumentada. Ya en 2017, la compañía anunció trabajar en una interfaz «cerebro-computadora» que sería capaz de convertir los pensamientos de las personas en texto en pantalla, monitorizando las señales neuronales, de manera similar a lo que sucede con el brazalete de CTRL-Labs.

Aunque la tecnología de CTRL-Labs todavía se encuentra en fase de desarrollo, se espera que pueda ser desarrollada a escala y trasladada a los productos de consumo general en poco tiempo.

Valora este Post