estrategia de contenidos

Cómo plantear una estrategia de contenidos de éxito

Dentro del marketing digital, el contenido es el rey

¿Qué es el marketing de contenidos?

El marketing de contenidos es una técnica o estrategia empleada en marketing que usa la creación y distribución de contenido relevante para atraer público objetivo a un negocio.

 

Cuando hablamos de contenido nos referimos a información que el usuario recibirá por diferentes canales y cuando hablamos de público objetivo queremos decir potenciales clientes.

 

En Digital Nature usamos el marketing de contenidos para dar presencia y notoriedad a la marca de nuestros clientes. Por ejemplo, una empresa de reformas puede hablar sobre los diferentes tipos de encimeras que existe en el mercado mientras publicita su catálogo a través de un blog, redes sociales o email, de forma periódica, y a un público basado en el interés por la decoración o el interiorismo.

Ahora bien, la gran pregunta es: ¿funciona el marketing de contenidos? Vayamos por partes para que tú mismo puedas dar una respuesta al final del artículo.
 

¿Cómo se realiza un plan de contenidos?

 

El elemento esencial de un plan de contenidos es el valor añadido que ofrece al usuario: Información útil y de calidad, pero también recreativa y sutil; empleada para crear un vínculo con el usuario.

 

El desarrollo de esta estrategia requiere, no obstante, de un concienzudo análisis previo que la haga funcionar como es debido.

 

Para ello es importante que tengas muy claras algunas cuestiones, entre ellas, este DAFO:

 
  • ¿A qué te dedicas?, ¿Qué ofreces a tus clientes?, ¿Por medio de qué canales? Si te dedicas, por ejemplo, al negocio estacional de los juguetes, hacer tus campañas fuera de temporada y hablando sobre productos que no trabajas será hacer una mala gestión de este recurso.
  • Hazte las mismas preguntas con relación a tu competencia: ¿Qué ofrecen?, ¿Cómo lo ofrecen?, ¿Qué canales usan?, ¿Con qué periodicidad lo hacen? Estudiar a la competencia es un acto de mejora necesario.
  • Para ello, no dudes en suscribirte a sus Newsletter, trata de comprar un producto de sus Ecommece, usa sus herramientas, conócelas, aprende sus técnicas e impleméntalas en tu negocio.
  • Del mismo modo, aprovecha para tener una idea cierta de tu situación en el mercado: ¿cuál es la reputación de tu empresa y tu marca en el mercado?, ¿qué se espera de ti?

¿Cuál es realmente tu objetivo?

En ocasiones, nos encontramos clientes que no saben cuales son los verdaderos objetivos de su negocio, o sabiéndolo, quieren llegar a un objetivo a todas luces imposible dadas sus circunstancias.
 
Un ejemplo sería una tienda online con un buen producto, pero sin marca reconocida en el mercado, que busque vender más haciendo campañas de Adwords en las que va a competir con otras marcas poderosas y muy consolidadas en el mercado.
 
En este caso, sería muy conveniente crear marca, conseguir tráfico en el Ecommerce, generar una comunidad, aumentar la visibilidad y mejorar la reputación antes de pasar a estrategias de venta más agresivas. Hacerlo al revés podría significar un esfuerzo mayúsculo, con un gran gasto, y pobres resultados; una mala estartegia.
 
A esto nos referimos cuando decimos que es necesario saber bien en qué punto se encuentra un negocio, cómo es la competencia y qué cara tienen nuestros potenciales clientes.

La estrategia a seguir puede ser de corto, medio o largo plazo, pero con estas preguntas claras dará un resultado seguro.

¿Quién es tu público objetivo?

 
Cuando decimos que hay que poner cara a nuestros potenciales clientes, nos referimos exactamente a eso: a identificarlos como si los conociéramos personalmente.
 
Una buena estrategia de contenidos debe tener muy presente a quien va dirigida. Un error muy clásico es pensar que el perfil de cliente perfecto eres tú mismo; lo que equivale a pensar que has montado tu negocio para ti, lo cual, a priori, no parece muy buena idea.
 
Por suerte, ya no hay que hacer entrevistas a pie de calle para saber qué les gusta a los usuarios de un producto o servicio. Ahora existen múltiples herramientas que recogen las inquietudes, sugerencias y necesidades de los usuarios de un modo concreto y fiable.
 
Por eso, antes de lanzar contenido al mundo, es vital crear un perfil de usuario de tus productos haciéndote las siguientes preguntas: ¿Qué necesidades tiene?, ¿Qué le interesa?, ¿Qué aficiones o hobbies tiene?, ¿Cuál es su edad, sexo o nivel cultural?, ¿Cuánto gana?, ¿Qué marcas le gustan?, ¿Dónde vive o en qué lugares, redes sociales o foros puedo encontrarle?
 
Con toda esta información en las manos puedes empezar a trabajar tus contenidos digitales, despiezarlos por categorías y segmentándolos en piezas cada vez más específicas dentro d los objetivos de tu estrategia.
 
Una vez hecho esto, podrás ofrecer la información con la periodicidad adecuada, usarla como un enlace a tus productos, emplear ofertas, descuentos o promociones para atraer público (lead nurturing) y, en definitiva, crear una necesidad y una solución al mismo tiempo.
 
Definitivamente, el marketing de contenidos es una estrategia que, además de atraer clientes y fidelizarlos, crea comunidad entorno a tu marca.

Segmenta el contenido y repártelo con inteligencia

Si te fijas, siempre que hablamos de un recurso o acción en marketing, nos referimos a su uso consecuente.
 
Poner en marcha una estrategia de marketing se parece mucho a la compra de un aparato tecnológico.
 
Imagina el siguiente caso:
 

Alguien va a comprar un ordenador y le pide al dependiente el mismo ordenador que le ha visto a su vecino sin apenas conocer sus características, prestaciones o uso. El dependiente puede venderle el producto y olvidarse del tema, o indagar en las necesidades reales de ese cliente: ¿Lo usará para trabajar, jugar o ver películas?, ¿Con qué regularidad? ¿Cuál es su presupuesto? ¿Lo usará usted solo o también sus hijos? 

Una vez conocida la realidad del cliente, un buen vendedor ofrecerá el equipo que mejor se adapte a sus condiciones reales; sea el del vecino, otro más modesto u otro producto diferente.
 
Pues bien, el marketing digital es exactamente igual: no se trata de hacer lo mismo que otros para conseguir lo mismo que ellos, se trata de encontrar el camino más adecuado que nos acerque al objetivo real y nos aleje de la fantasía.
 
Del mismo modo hemos de obrar con nuestros potenciales clientes: ¿Nos han contactado al descargarse un ebook gratuito de nuestra web?, ¿se han suscrito a nuestra Newsletter?, ¿son clientes que ya han comprado y queremos mantener informados de nuestro catálogo? No todos están en el mismo momento, por lo que el contenido debe ser distinto para cada uno de ellos.
 

Qué es la curación de contenidos

 
La curación de contenidos es una técnica que consiste en buscar, recopilar, filtrar y reutilizar la información más relevante que encontramos en Internet (redes sociales, blogs, páginas webs, etc) sobre nuestro negocio y público objetivo.
 
En otras palabras, seleccionar aquellos contenidos digitales que aportan valor para nuestra comunidad y que están más en boga para ofrecerlos como propios.
 
Este método puede beneficiar mucho a nuestro proyecto:
 
  1. Por un lado estaremos siempre informados de las tendencias y novedades de nuestro negocio.
  2. Por el otro, podremos inspirar nuestros contenidos de blog con material fresco
  3. En consecuencia, nuestro posicionamiento, objetivos e imagen de marca mejorará enormemente.
  4. Finalmente, se facilita el trabajo del copywriter encargado de redactar el contenido del blog y la estrategia de publicaciones semanales.
 
Dos de las mejores herramientas óptimas realizar curación de contenidos son Feedly y Buzzsumo; ideales para el blog marketing:
 
  • Con Freedly dispondremos de un detalle de las publicaciones diarias de las webs o blogs que más nos interesen.
  • Con Buzzsumo, podremos seguir y conocer las publicaciones de blog e influencers de mayor éxito en las redes sociales.

<class=»imagen-ancho-total» div=»»></class=»imagen-ancho-total»>

Mide, deshecha y potencia

Una vez hecho todo esto, llega el momento de analizar lo que de verdad está dando resultado y potenciarlo, desechar lo que no esté funcionando y, tal vez, probar nuevas estrategias con otros tipos de público.
 
De este modo, si tus campañas de Facebook Ads no tienen apenas rendimiento por un tipo de interés o público, deberías pararlas y probar otras segmentaciones. Por otra parte, si un artículo concreto de tu Newsletter ha recibido especial atención, entonces tal vez deberías hacer otro más detallado sobre la misma temática…
 
Usar + comprobar + ajustar: La fórmula del progreso. 

Distribución de contenidos en los medios adecuados

 
¿Recuerdas el ejemplo del tipo que fue a comprar el ordenador?, pues con las redes sociales sucede lo mismo.
 
No es necesario estar en todas las plataformas porque sí, tampoco hay que publicar todo nuestro contenido en una fórmula de reenvío impávido, ni siquiera utilizar todas las herramientas de marketing que existen compulsivamente porque lo hacen otros.
 
Es bueno hace uso de todas las posibilidades que tengamos: Newsletters, ebooks, formularios de suscripción, blogs, etc… Pero siempre midiendo sus resultados e implementando nuevas formas de promoción del contenido como, por ejemplo, a través de campañas en redes sociales o plataformas de mailing como Mailchimp o Sendinblue.
 
Por tanto, y volviendo a la pregunta que iniciaba este artículo: ¿Funciona el marketing de contenidos? La respuesta es un rotundo SÍ.
Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Lo último

Artículos relacionados