Cómo la integración de controladores de temperatura digital en el Plan APPCC ha transformado la seguridad alimentaria

Más del 50% de las intoxicaciones alimentarias se originan en el hogar. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año alrededor de 600 millones de personas en todo el mundo, aproximadamente 1 de cada 10, se enferman por consumir alimentos en mal estado. Para prevenir la contaminación y el deterioro de los alimentos, la tecnología ha ido evolucionando y se han ido integrando al plan appcc (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control).
 
Una de estas últimas incorporaciones ha sido el controlador de temperatura digital, mejorando la precisión, consistencia y el monitorio de los alimentos. Pero, ¿cómo ha ayudado al plan appcc este dispositivo? ¿En qué sectores se recomienda utilizarlo? ¡Descubre la respuesta a estas preguntas en este artículo!

¿En qué se basa el Plan APPCC?

El Plan appcc nació con el objetivo de identificar los riesgos y peligros en materia de higiene que puede afectar a los productos de alimentación, bebidas y piensos en cada frase de su producción, distribución y venta. 

Sus principios son: 

  • Identificar los peligros en cada fase del proceso.
  • Determinar los puntos críticos de control para esos peligros.
  • Establecer límites críticos que indiquen cuando un punto está fuera de control.
  • Implementar un sistema de monitoreo.
  • Definir medidas correctivas.
  • Desarrollar procedimientos para verificar la efectividad del sistema.
  • Crear un sistema de documentación y registro.

¿Cuáles son los beneficios del Controlador de Temperatura Digital?

La integración de controladores de temperatura digital en el Plan APPCC ha llevado a una evolución significativa en la gestión de la seguridad alimentaria, ofreciendo: 

Precisión y consistencia

Los controladores de temperatura digital ofrecen un nivel de precisión y consistencia que los métodos tradicionales no pueden igualar. Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 70% de los brotes de enfermedades transmitidas por alimentos son causados por el manejo inadecuado de la temperatura durante el proceso de almacenamiento y producción de los alimentos. 

Los controladores digitales permiten mantener las condiciones óptimas con una precisión de hasta 0.1°C, reduciendo significativamente el riesgo de errores y variaciones que podrían perjudicar a la seguridad de los alimentos.

Monitoreo continuo

Estos dispositivos están diseñados para proporcionar una supervisión ininterrumpida de la temperatura, enviando alertas en tiempo real si se detectan desviaciones fuera de los parámetros establecidos. Este nivel de vigilancia es esencial para prevenir la proliferación de patógenos en alimentos perecederos.

Según un informe de la FDA, el uso de sistemas de monitoreo continuo ha reducido en un 30% los incidentes de contaminación en la cadena de suministro de alimentos.

Registro y trazabilidad

Uno de los aspectos más valiosos de los controladores de temperatura digital es su capacidad para registrar y almacenar datos históricos. Esta funcionalidad no solo facilita la trazabilidad de cada lote de alimentos, sino que también permite realizar auditorías más eficientes y precisas. En caso de una inspección o un brote de enfermedad, los registros detallados pueden ayudar a identificar rápidamente el origen del problema y tomar medidas correctivas. La implementación de estos sistemas ha demostrado mejorar la eficiencia de las auditorías en un 25%, según datos de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

¿En qué sectores son útiles estos controladores?

Como ya hemos visto, estos controladores han supuesto un antes y un después en la gestión de los sistemas de seguridad alimentaria. Diciéndole adiós a las típicas hojas de cálculo que, para muchos, eran un quebradero de cabeza… Los controladores de temperatura digital han llegado para quedarse en  muchos sectores: 

  • Restauración comercial
  • Restauración colectiva
  • Hostelería
  • Naves y fábricas de producción de alimentos
  • Retal Alimentación 

Las empresas que han implementado estos sistemas informan de un retorno de inversión positivo en un plazo de 2 a 3 años.

La integración de controladores de temperatura digital en el Plan APPCC ha transformado la seguridad alimentaria al ofrecer precisión, consistencia, monitoreo continuo y capacidad de registro y trazabilidad. Estos avances tecnológicos no solo mejoran la calidad y seguridad de los alimentos, sino que también optimizan los procesos operativos y reducen los riesgos asociados con la manipulación de alimentos.

Compartir en:
Vicente Pastor
Vicente Pastor
Lo último

Artículos relacionados