La tecnología al servicio de los propietarios

Hasta no hace mucho tiempo las casas prefabricadas suscitaban algunas dudas recurrentes: ¿Se pueden instalar en cualquier parcela?; ¿es necesaria una licencia para vivir en ellas?, ¿dónde se debe de acudir para gestionar los permisos?, ¿los materiales son de baja calidad?, ¿son duraderas? Preguntas que el tiempo ha resuelto a su favor.

Hoy, este tipo de vivienda supone una inversión muy interesante para quienes desean comprar una casa, puesto que no guardan diferencias sustanciales con las tradicionales. Además, detalles importantes como la sostenibilidad, el precio o la sencillez en su construcción (gracias a la impresión 3D), las sitúan en un lugar privilegiado en estos tiempos.

La tecnología 3D ha supuesto un cambio determinante en la producción de casi cualquier objeto. Esta técnica, también conocida como fabricación aditiva, y que consiste en la creación de un objeto sólido tridimensional a partir de un archivo digital se emplea para crear cada parte de la estructura de forma individual hasta formar todo el inmueble. Y todo ello sin emplear mano de obra.

Una de las ventajas de producir materiales para la fabricación de casas modulares es la sofisticación de las creaciones, dado que se pueden reproducir formas muy complejas, utilizando mucho menos material que de forma tradicional, reduciendo mucho los costes y potenciando el diseño vanguardista, los acabados y el concepto global.

Por otra parte, las nuevas impresoras 3D ya son capaces de extrudir hormigón, lo que significa que se pueden realizar diseños realmente intrincados a estructuras cada vez más amplias como son rascacielos o puentes.

La realidad virtual como parte de la edificación

La realidad virtual y las herramientas 3D están, además, permitiendo a los clientes y compradores realizar sus visitas al interior y exterior de las casas antes de que estas se materialicen. De este modo, son los propios compradores quienes pueden participar en la selección de materiales, decoración, acabados y localización exacta de la que será su nueva casa.

¿Diseñar una casa prefabricada desde el móvil?

La impresión 3D no es el único avance tecnológico que se ha dado en los últimos tiempos. La opción de comprar una casa modular es ahora más ventajosa e interesante gracias a las app de diseño de viviendas.

Estos programas permiten a los compradores crear su propia casa desde sus móviles u ordenadores, eligiendo todas las opciones y detalles por sí mismos, y recibiendo la vivienda completamente terminada en tan solo 4 meses y con un precio cerrado.

Hacer realidad la casa soñada obliga, no obstante, a disponer de un terreno urbanizable apropiado a la construcción, contar con la aprobación y la licencia municipal correspondientes y del permiso de habitabilidad. Burocracia de carácter necesario en estos casos que, sin embargo, garantiza completo control sobre el diseño y la ejecución del hogar a un precio fijo: una de los principales problemas de la construcción tradicional.

Las casas modulares ya no se caracterizan por ser de materiales pobres, al contrario, estas nuevas construcciones utilizan equipos y componentes de primera calidad, eficientes energéticamente e, incluso, electrodomésticos o revestimientos de madera y todo tipo de materiales nobles para los suelos y paredes.

La tecnología y la innovación se ponen, al fin, al servicio del cliente final. Hoy, más que nunca, la construcción de viviendas ha dejado de responder a genéricos o a potentados arquitectos para dar protagonismo a los verdaderos habitantes de las casas: sus propietarios.