La tecnología 5G está a la vuelta de la esquina: más allá de facilitar el día a día de los internautas, supondrá un giro total en el marketing digital.

El marketing digital es una disciplina muy basada en el análisis de datos. Por tanto, la llegada y la generalización del 5G afectará enormemente al marketing online, ya que el acceso a estas fuentes de datos será inmediato (casi en tiempo real) y más preciso.

El 5G hace referencia a la quinta generación de la tecnología de conexión inalámbrica que utilizan los terminales móviles, es decir, el Internet que usan los smartphones y tablets, por ejemplo. El principal cambio con respecto al 4G es la velocidad de esta conexión, que promete ser entre 10 y 20 veces más rápida.

La mejora de la velocidad supone, en primer lugar, que aumenten las posibilidades de imprimir publicidad en estas pantallas o, al menos, que sean creatividades más elaboradas. Formatos inmersivos, vídeo e interactividad serán ingredientes que podrán (y deberán) estar siempre presentes.

Por ejemplo, la realidad aumentada pasaría a ser una forma de mejorar la experiencia de usuario de manera exponencial y sin necesidad de ralentizar el terminal móvil. Del mismo modo, se espera que los formatos en vídeo 4K o incluso 8K pasen a ser estándar en los próximos años, así como el vídeo en vivo.

El auténtico Big Data llega con el 5G

El aumento de la velocidad no será solo en un sentido. El 5G permitirá también que la recopilación de datos de los usuarios sea masiva y precisa, incluso en tiempo real.

Las empresas que hagan marketing digital podrán, gracias al 5G, recopilar información de sus potenciales consumidores más rápido. En consecuencia, dichos consumidores esperarán también una respuesta inmediata por su parte. Es aquí donde entran en juego los sistemas de atención automática al cliente, como los chatbots.

Por otro lado, el 5G no solo permitirá recopilar datos de los usuarios en sus terminales móviles, como tablets y smartphones: también supondrá la consolidación del Internet de las Cosas (Internet of Things, o IoT).

Para el año 2022 podrían existir 12.000 millones de dispositivos conectados al IoT. Esto supone una enorme cantidad de datos que supera con creces la recopilación actual. La cantidad de datos será tal que podremos empezar a hablar de un Big Data real, donde será necesaria la Inteligencia Artificial para el tratamiento de dichos datos y su reutilización con utilidad para el marketing digital.

Valora este Post